29 de julio de 2007

Traducciones de Harry Potter y el trabajo colaborativo de los jóvenes


La noticia es nueva, pero lo que hay detrás de eso, no.
Según artículos aparecidos en diversos medios noticiosos, se debate con cierto espanto sobre las traducciones "piratas" aparecidas en portugués, español o chino, del último libro de Harry Potter. Véase, por ejemplo, Harry Bloger.
Para mí, lo más interesante no son las repercusiones legales y los pasos que serán seguidos en ese sentido. No creo que darán lugar a libros impresos "piratas". Tampoco estoy muy preocupado con la calidad de esas traducciones. Ya detecté algunos problemas en las versiones de los dos primeros idiomas, pero nada que interfiera con su lectura. Además, es lógico pensar que debe haber problemas al pasar setecientas ochenta y cuatro páginas tan rápidamente a la otra lengua (acostumbro a decir que el verdadero trabajo de traducción comienza sólo después que se ha terminado de pasar de un idioma a otro la última palabra pues es en la segunda o sucesivas lecturas y correcciones que se llega a adecuar ese material a la lengua meta).
Lo que me fascina es ese brevísimo espacio de tiempo que hubo entre la aparición del original en inglés del séptimo libro de la saga y sus traducciones no oficiales. ¡No ha pasado ni una semana! En tres o cuatro días ya estaban listas las versiones que pueden ser descargadas en formato pdf o leídas en la Internet.
Para lograr esas proezas, los jóvenes brasileños o españoles tienen que haber recurrido a un dinámico y eficaz trabajo colaborativo, y ahí es donde me quiero centrar.
Algunos se preguntarán, ¿por qué hacen ese esfuerzo? Ciertamente no es para obtener algún beneficio económico. Es porque les gusta leer a Harry Potter y no tienen ánimo de esperar durante varios meses a que una sola persona adulta haga el trabajo de traducción. Basta ver como lo han agradecido los lectores a través de los libros de visita y foros de ambos sitios.

Esos jóvenes pertenecen a lo que Marc Prensky llamó de "nativos digitales", donde no sólo es que estén rodeados y utilicen las TICs desde su infancia, sino que también piensan y actúan de forma diferente a los considerados "inmigrantes digitales". Es lo que otro autor, Don Tapscott llamó de "Generación Net" o "N-Gen".
Como dice Michael Lewis en su libro "Next. The future just happened" (2001:161), "en pocos años, la internet incorporó principios del socialismo y los pasó como valores, principios, ética y cultura que son respetados en los espacios colaborativos y en la mayoría de las comunidades virtuales".
Los jóvenes ya no hablan de esas nuevas tecnologías, hablan de lo que hacen con ellas, de las páginas web y blogs que construyen y mantienen, de comunicarse y jugar con amigos en cualquier parte del mundo, de intercambiar músicas y video-clipes, etc. Los empresarios le tienen más miedo a esos jóvenes y a su capacidad de hacer nuevas cosas que a las propias empresas competidoras.
¿No será que el trabajo hecho por ellos no podrá servir también para acelerar el proceso de traducción de los traductores "oficiales" de ese libro que avanzan lentamente? Si fuese yo el traductor, sí lo llevaría en consideración.
De cualquier forma, todo eso me hace pensar que para próximos bestsellers, las editoras deberán pensar en que es mejor formar equipos de traductores que trabajen conjuntamente en proyectos rápidos, antes que traductores renombrados realizando su labor en solitario. ¡Los jóvenes no esperan! Lo leerán en las pantallas de sus computadoras y palms y después me imagino que también comprarán el libro en su versión oficial, cuando salga, para sentirlo en sus manos y leerlo en papel.
Nosotros, como profesores, tampoco debemos menospreciar las opiniones, ideas y forma de trabajar de esos jóvenes. Podemos aprender mucho con ellos. Si trabajamos proponiendo cosas acordes con sus intereses y al estilo que están acostumbrados, las cosas en principio serán mucho mejores para ambos.

22 de julio de 2007

La palabra española "palestra"

Acabo de recibir el boletín "La palabra del día", enviado por Ricardo Soca desde la página web "El Castellano", que es uno de los primeros y más conocidos portales web que se dedican con ahínco y calidad a la difusión del idioma español.

En esa última entrega, se habla del origen de la palabra en español "palestra", que si bien en portugués significa "charla o conferencia", en español corresponde con el lugar donde antiguamente se lidiaba o luchaba, o donde se establecen discusiones o controversias de algún asunto. Por eso, se mantiene hasta nuestros días la locución "salir a la palestra" o "saltar a la palestra", que serían de cierta forma similares a "saltar a la arena" o "salir al ruedo", tomado este último del vocabulario taurino.

De todas formas, es bueno advertir que "palestra" es una palabra poco usada en español y como se puede ver, bastante restringida.

Creo que quienes no lo conozcan, bien pudieran hacer una visita a "El Castellano" para conocer la vasta información existente en él y, de paso, suscribirse a "La palabra del día".

Aprovecho para preguntar algo a nuestros alumnos y amigos brasileños, amantes de la lengua española, ¿cómo se dirá entonces en español la frase en portugués "Vou dar uma palestra": (a) "Vou a dar una palestra; (b) Voy dar una conferencia; o (c) Voy a dar una conferencia?

17 de julio de 2007

La canción del "papayo" y las sinalefas en las clases de E/LE

Una vez un amigo me contaba que su hijo de cinco años estaba ya casi llorando porque insistía en que el padre le cantara la canción del "papayo" y él no lograba entender cuál canción sería ésa, hasta que se le ocurrió pedirle que cantara un fragmento para ver si él llegaba a identificarla. Entonces el niño comenzó a tararear: "Papá yo quiero que tú me enseñes a navegar...", que es como comienza la canción infantil cubana "Marinero quiero ser".

Aunque en ese ejemplo el fallo en la comunicación se debió a una dificultad, equívoco o comprensión inadecuada del niño por su poca edad, en realidad, vemos que muchas veces los alumnos de E/LE también tienen dificultades en la comprensión oral, porque los hablantes nativos, sobre todo en situaciones coloquiales, "hablan muy rápido" y/o "no separan las palabras".
Ése es el tema de un reciente artículo de Enrique Santamaría Busto, con el título de "Análisis y propuestas para la mejora de la comprensión oral del español como lengua extranjera: el fenómeno de la sinalefa", aparecido en el número 17 de la revista Interlingüística (ISSN 1134-8941), de 2006, págs. 961 a 970, en el que se proponen algunas actividades para la reflexión por parte de los alumnos de E/LE sobre la sinalefa o unión en una sola sílaba de las vocales finales e iniciales de palabras adyacentes.
Creo que todo profesor de E/LE interesado, debería darle una leída a ese artículo.

3 de julio de 2007

Blog de Gonzalo Abio - E/LE

Esta bitácora o blog (que me disculpen los puristas, pero "blog" se dice mucho más fácilmente) tiene el propósito de compartir noticias, ideas y opiniones sobre todo lo que pueda ser útil para la enseñanza de Español como Lengua Extranjera (E/LE), especialmente desde nuestro contexto brasileño. Será un complemento a otros proyectos, como el de la revista E/LE Brasil.